Visitantes

lunes, 15 de abril de 2013

Atención Primaria, Médicos de Atención Primaria y Mutualismo Administrativo

Según el Ministerio de Sanidad, la cartera de servicios de atención primaria es "una selección de servicios priorizada, en función de necesidades y demandas de la población y en prioridades de política sanitaria" que se caracteriza por "disponer una organización específica para la prestación de los servicios". Esta organización, según el Ministerio contiene tres elementos fundamentales:
-base poblacional con identificación de la población diana,
-definición de criterios de calidad explícitos en las actuaciones enmarcadas en el servicio,
-definición de indicadores y metodología para su evaluación.

¿Y qué tiene que ver todo esto con los médicos de familia y el mutualismo administrativo? Veamos.

Criterios de calidad, indicadores y base poblacional
Definir criterios de calidad e indicadores para la evaluación es comprensible por todo el mundo y disponemos de variedad de ellos en nuestro modelo de atención primaria. Pero, ¿qué significa exactamente que la cartera de servicios tenga "base poblacional"? Pues exactamente lo que menciona el Ministerio: que el sistema tenga capacidad de identificar la población diana de cada servicio. Esto es posible en un modelo de atención primaria como el disponible en España para la mayor parte de la población (para la mayor parte de la sanidad pública), basado en una lista de pacientes asignados a un médico de familia o a un pediatra (cupo). Pero, ¿qué ocurre con el resto de la sanidad pública? ¿quién y cómo aplica una cartera de servicios de atención primaria en el modelo sanitario del mutualismo administrativo? ¿o acaso no es pública la sanidad del mutualismo administrativo?

Atención primaria y Mutualismo
Curiosamente, el mutualismo administrativo afirma que dispone de servicios de atención primaria (utilizan, incluso, el término "cartera de servicios"). Lo afirma Muface, lo afirma Mugeju y lo afirma Isfas. ¿Cómo es posible evaluar unos servicios de atencíón primaria sin lista de pacientes asignados? ¿Cómo es posible identificar así la población diana? Y si no es posible identificar la población diana, ¿qué criterios e indicadores de calidad se pueden definir? Y, sobre todo, ¿cómo es posible afirmar que se dispone de servicios (incluso cartera) de atención primaria SIN lista de pacientes y CON acceso directo a los especialistas y superespecialistas? ¿Es eso atención primaria? ¡Si Barbara Starfield levantara la cabeza...! No tener que pasar por el médico de cabecera para acceder al especialista es concebido como una ventaja de tener un seguro sanitario privado. La misma razón parece explicar que la inmensa mayoría de los mutualistas de la administración pública elijan la provisión privada proporcionada por estos seguros privados (acceso directo al especialista) frente a la pública (paso previo por un médico de familia).

Defensores y detractores
Los defensores del modelo mutualista proponen extenderlo a toda la población española pues, según ellos, tal extensión arreglaría poco menos que casi toda la crisis económica. La FADSP responde ante esta propuesta afirmando que el modelo mutualista permite subvencionar con fondos públicos a empresas sanitarias privadas que de otra manera no sobrevivirían y que favorece la selección de riesgos con el rechazo de pacientes más costosos que terminan en el sector de provisión pública. Pero quienes más llaman la atención son aquellos que pretenden estar al mismo tiempo en misa (en el modelo Muface) y repicando (alertando sobre la amenaza privatizadora que se cierne sobre el SNS), pues defienden la provisión privada con financiación pública para sí pero no para los demás.

Muface, mientras tanto, hace lo que puede...
y, de vez en cuando, intenta aumentar de forma irregular el número de mutualistas. El Tribunal de Cuentas ya denunció este fraude hace pocos años en un informe publicado en el BOE y del que se hicieron eco los medios. Ahora da la impresión de que vuelve a las andadas. Según cifras presentadas en una jornada reciente en defensa del modelo, los beneficiarios no titulares de MUFACE crecieron en 2012 un 7%, rompiendo una tendencia de sentido contrario de más de veinte años.

¿Extendemos el modelo Muface por equidad? Sí, pero... ¿qué pasa con la eficiencia y la seguridad del paciente?
La verdad es que bien se podría extender el modelo Muface a toda la población. ¿Por qué motivo? Pues por cuestión fundamental de equidad. O todos moros, o todos cristianos. En el fondo, lo que se dirime es lo siguiente: o modelo Muface para todos o Atención Primaria para todos. Por qué, claro, ¿qué broma es esta de que el sistema del mutualismo administrativo ofrece servicios de atención primaria? ¿Atención primaria con acceso directo a los especialistas? ¿Atención primaria sin lista de pacientes asignados a un médico (de familia, a poder ser)? Pero por razones no sólo de equidad sino también de eficiencia y de seguridad del paciente, lo indicado es introducir un verdadero nivel de atención primaria en el modelo Muface pues disponer de un médico de familia, personal y de referencia como primer contacto con el sistema reduce iatrogenia y proporciona eficiencia y equidad al propio sistema (1-3).

Atención Primaria Para Todos, También Para Muface, Para Mugeju y Para Isfas
¿No presume el mutualismo administrativo de ofrecer servicios de Atención Primaria? ¿No se financia con fondos públicos? Pues introduzcamos de verdad servicios de atención primaria en el modelo mutualista. Introduzcamos la figura del médico personal, de cabecera, de familia... en el modelo mutualista. Introduzcamos una cartera de servicios de atención primaria de base poblacional en el modelo mutualista. Es decir, introduzcamos el médico de familia personal con su lista de pacientes perfectamente identificados en el modelo Muface. Tenemos unos médicos de familia de los mejor formados del mundo desarrollado. Ejercen médicos de familia españoles, formados vía MIR, en la mayor parte de los países de Europa. ¿Es que no tienen suficiente formación para desempeñar su profesión en el modelo mutualista? Muface, Mugeju y Isfas también son sanidad pública pues la financiación es pública y eso, y no otra cosa, es lo que marca el carácter público de un servicio sanitario. Ya es hora de que las sociedades científicas de atención primaria exijan la extensión de una atención primaria en condiciones (médico de familia personal como primer contacto con lista de pacientes) al total de la sanidad pública. Y que lo exijan por tres razones fundamentales: por equidad, por eficiencia y por seguridad del paciente.

Referencias:

Reseña en Acta Sanitaria

1 comentario:

  1. Totalmente de acuerdo Juan y aquellos que optan por muface publico sus historias expresan una menor calidad informativa no registro de farmacos (recetas manuales) , incapacidad,etc.

    ResponderEliminar